facebook
logo

Te ayudamos a encontrar el mejor crédito en la
institución financiera que más te convenga

¿Qué garantías me piden en qué tipos de créditos?

Publicado el 07 de julio del 2015 | Sin comentarios

Es común que para formalizar ciertos créditos el banco te solicite alguna garantía que sirva como respaldo para el pago del préstamo que te están otorgando. Al hacerlo así, sólo se está asegurando que cuentas con un medio secundario por el cual podrás liquidar el adeudo. Las garantías que te pueden solicitar varían de acuerdo al monto y al tipo de préstamo y hasta el destino del mismo. Veamos cuáles operan en cada caso.

Créditos hipotecarios

Hoy un gran porcentaje de la población recurre a un crédito hipotecario cuando piensa en adquirir una propiedad habitacional. Este préstamo es otorgado hoy en día por instituciones financieras como bancos y Sofomes y también por entidades públicas como el Infonavit y FOVISSSTE, con el fin de que el destino de los recursos sea para la compra, remodelación o construcción de una vivienda.

En este caso, la garantía recae directamente sobre la propiedad que se adquiere. Por tanto la institución tendrá todo el derecho de reclamarla en caso que incumplas con el contrato pactado.

Cuando una propiedad es dejada en garantía y existe un gravamen sobre ella, debe quedar asentado en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, de esta manera se impide que el inmueble pueda ser negociado en otra transacción, ya que los derechos de ésta le pertenecen a la institución con quien se tiene el crédito.

Otro aspecto que los bancos y las instituciones de préstamo toman en cuenta es que el valor de la propiedad que funciona como garantía sea mayor al monto del préstamo que se está contratando. Al porcentaje que nos prestan del valor del inmueble que dejamos en garantía se le conoce como aforo. De esta forma se aseguran de recuperar su dinero, independientemente de las condiciones del mercado.

 Si un deudor no cumple con el pago, la institución puede promover un juicio ante el tribunal autorizado. Como consecuencia este último ordenará el embargo, venta o remate de la propiedad que garantice el pago del adeudo pendiente.

Nadie está exento de pasar por situaciones adversas, como una enfermedad o perder el empleo, que incida directamente en el pago de nuestro crédito. Lo ideal es que si algo así te sucede te acerques con tu acreedor para negociar tus pagos. Ten en cuenta que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) considera que una persona cae en cartera vencida cuando tiene tres impagos.

Para los acreditados del INFONAVIT, el instituto maneja diversos programas que te ayudan en momentos de crisis financiera a fin de evitar que llegues al extremo de perder tu vivienda.

Crédito empresarial

Es un financiamiento diseñado especialmente para las personas morales o físicas con actividad empresarial para apoyarlas en su ciclo productivo. Por su destino, existen diferentes tipos entre los cuáles destacan:

  • Crédito para capital de trabajo: es un crédito destinado a resolver necesidades de corto plazo para asegurar la continuidad de la producción como el pago de nómina, la adquisición de materia prima, inventarios, el pago a proveedores, por mencionar algunos
  • Crédito para activo fijo: se trata de créditos a largo plazo que permite la adquisición de equipo, tecnología, maquinaria, inmuebles, equipo de computo, vehículos de carga y transporte, etc.
  • Crédito para la reestructuración de pasivos: sirve para el pago de adeudos que tenga tu empresa a fin de mejorar su liquidez

Existen muchas formas para respaldar los créditos anteriores. En el caso del crédito para activo fijo es común que el bien que se adquiere actúe como la promesa de pago. Así que no debe sorprenderte si la institución acreedora te requiere entregar la factura del activo, lo cual no te impide usar y disponer del bien ya que éste queda bajo tu posesión.

Cuando se trata de un crédito para capital de trabajo, se puede garantizar con las propias materias primas, materiales obtenidos y hasta con la producción futura. Lo más común es que si el monto supera los 500 mil pesos se respalde con una garantía hipotecaria, es decir, un inmueble de cualquier tipo: casa, terreno, edificio de oficinas, etc.

Otras formas de garantizar es solicitándote un aval o bien a través de garantías liquidas, las cuales se refieren a recursos económicos que dejas y  que amparan el crédito que has obtenido, pueden estar constituidos en depósitos por ejemplo.

Los montos del crédito a partir de los cuales los bancos te solicitarán las garantías depende de la institución que se trate, el tipo de financiamiento así como el plazo pactado.

Créditos personales

Corresponde a un tipo de financiamiento para el consumo en dónde una institución otorga recursos para que el acreditado los utilice de forma libre, es decir, no está sujeto a un destino especifico, así puedes darle forma a tus proyectos, sin importar si los vas a invertir en abrir un negocio o para los estudios de tus hijos.

Aunque hay créditos personales que se otorgan sin garantías o avales, existen algunos otros que si las exigen. Generalmente funcionan como tal las propiedades que tengas, tales como inmuebles o vehículos.

Las tasas y los plazos, así como los montos otorgados dependen de diferentes variables como tus ingresos, la institución con la que realices el contrato, así como el avalúo de la propiedad que vas a dejar en garantía. Para que te des una idea, BBV Bancomer cuenta con un producto de este tipo en dónde el porcentaje de financiamiento es del 70 por ciento para viviendas valuadas a partir de $180,000 y del 50 por ciento para viviendas de $6,000,000 a $10,000,000.

Es importante decir que como requisito se solicita que la propiedad esté a nombre del cliente, así como que esté libre de otras hipotecas o gravámenes.

Cuando la garantía corresponde a un auto, las variables que entran en función son el modelo y las condiciones del bien.

Crédito automotriz

Si piensas en comprar un carro utilizando un crédito automotriz, te conviene saber que este activo es el que quedará como garantía. Al actuar como una garantía prendaria a favor del banco tendrás que entregarle la factura original del vehículo pero éste último en tu poder.

Otro punto que debes saber es que al comprarlo a crédito tendrás que forzosamente adquirir un seguro, en dónde quedará estipulado que el beneficiario principal es quien te está dando el crédito, así que si te lo llegarán a robar la aseguradora primero le liquidaría a ésta y de existir un remanente sería para ti.

Tampoco puedes perder de vista que si incumples en el pago del adeudo te podrán requerir la entrega del mismo a través de un fedatario público.

Sea cual sea el crédito que te interese o la garantía que te soliciten, para no correr riesgos innecesarios, revisa las condiciones de tu crédito como:

  • Tasa de interés (prefiere la fija sobre la variable)
  • comisiones que te cobran
  • penalizaciones
  • plazo del financiamiento
  • Costo Anual Total (CAT)

Así como que la operación la realices con una entidad que esté legalmente establecida. Para el caso de las instituciones financieras recurre a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), quien en todo momento te podrá asesorar sobre el estatus de la empresa en cuestión.

SI ESTÁS EN BUSCA DE UN CRÉDITO PERSONAL, CREDICOMPARA CON NOSOTROS 

O BIEN, ESTÁS BUSCANDO OPCIONES DE CRÉDITO PYME, DA CLIC AQUÍ

Compartir
Publicar un comentario